El Valencia de la próxima temporada tendrá más acento italiano que nunca. No deja de ser habitual que los técnicos sondeen el mercado que mejor conocen, que suele ser el de sus compatriotas, pero en el caso del campeón de Liga esta evidencia se nota de una forma especial.

Claudio Ranieri, el técnico que ha sustituido a Rafa Benítez, ya ha fichado a cuatro transalpinos: el lateral izquierdo Emiliano Moretti (procedente del Parma y por el que el club pagó 2 millones de euros); el interior derecho Stefano Fiore (Lazio, 7,5 millones); y los delanteros Marco Di Vaio (Juventus, 10,5 millones) y Bernardo Corradi (Lazio, 9,5 millones).

GRAN INVERSIÓN La inversión valencianista se acerca a los 30 millones de euros, aunque los dos jugadores del Lazio llegaron por la deuda del cuadro romano por el traspaso de Mendieta. El Valencia no se reforzaba tanto desde el 2001, cuando incorporó a Curro Torres, Marchena, De los Santos, Rufete, Mista y Salva. Las dos últimas temporadas de Benítez, en cambio, se caracterizaron por la austeridad. Los cuatro fichajes de Ranieri se unen al veterano Carboni, que cumplirá su séptima temporada, en un quinteto transalpino que tiene parangón con el repóquer brasileño del Bar§a (Sylvinho, Belletti, Motta, Deco y Ronaldinho).

RANIERI, FELIZ Al peculiar técnico italiano no le preocupa esta circunstancia: "Estoy muy feliz con los fichajes. No me importa la procedencia. Son jugadores con experiencia, carácter y calidad". La irrupción de Juan Bautista Soler, vicepresidente y máximo accionista, ha sido vital para lograr esta "estabilidad" en una directiva que descarta cualquier agravio comparativo con Benítez. Pese a las altas, el equipo mantiene la columna vertebral de la pasada temporada, aunque la continuidad de Mista no está asegurada.