La jornada de Tercera para los equipos provinciales quedó reducida por las suspensiones de los partidos del Villarreal B y el Onda. El filial amarillo no pudo jugar ante el Paterna, en el Gerardo Salvador, por el mal estado del terreno de juego, que quedó embarrado tras la lluvia caída estos últimos días en la Comunidad Valenciana. Una hora antes del encuentro, a la llegada de los dos equipos al campo, el colegiado y sus asistentes salieron al césped para comprobar el estado del mismo. Después de varias comprobaciones, se decidió que el choque debía ser suspendido.

El míster amarillo, que estaba a favor de jugar el encuentro, se mostró un poco contrariado. "Nosotros queríamos jugar, al igual que el Paterna, pero el árbitro no lo ha visto conveniente", decía Garrido. El partido podría disputarse el próximo miércoles, día 8, aunque no está confirmado por la FTVF.

Por otra parte, el C. D. Onda también vio en su visita al campo del Oliva cómo su partido era suspendido, ya que el terreno de juego estaba totalmente encharcado y hacía imposible jugar.