"Lo esperaba. Hablé con Nadal y lo vi entusiasmado, Charly estaba confiadísimo en que iba a ganar a Roddick y sabía que en Sevilla, en tierra batida y en una final como ésta, España no podía fallar. Aún no he podido felicitarles personalmente, pero estos días quedaré con Moy para que me explique qué sintió al ganar ese punto que hacía que pasara a la historia, porque aunque no lo haya podido vivir, me alegro muchísimo por mi amigo".