Aquello de que con quien niños se acuesta... está de moda. Después de ver a los jóvenes del Barcelona y del Real Madrid jugársela en las últimas fechas y ver cómo acababa la cosa, es gratificante ver cómo los niños del Villarreal salieron indemnes de Belgrado. Es difícil salir limpio, seco y de una pieza ante tal envite, pero como dice don Manuel, parece que los niños no sean tan niños. Esperemos que no sean los grandes los que nos hagan echar manos del dodotis tras lo de esta tarde.