A Sebastián Battaglia le han bastado apenas unos días en su país, al que se marchó hace justo una semana para seguir recuperándose de su lesión, para volver a insistir en su deseo de regresar al Boca Juniors. "No me pude adaptar a la vida en España", aseguraba ayer el centrocampista amarillo en el Diario Olé, insistiendo de nuevo en el que ha sido su mayor problema desde que llegó al Villarreal.

De hecho, desde el diario argentino se apuntaba también que el propio Battaglia se había reunido durante esta semana con el presidente del Boca Juniors, Mauricio Macri, para intentar acercar posturas sobre su regreso. La vuelta del Chino es una de las prioridades del club xeneize, que además contará con el respaldo económico que representan los 15 millones de dólares que ingresará por el traspaso de Tévez al Corinthians.

UN PROBLEMA De momento, el Villarreal ya ha insistido en más de una ocasión que no está dispuesto a negociar la salida de Battaglia. Por lo menos, hasta que termine la temporada. El argentino, que estaba en su mejor momento antes de esta lesión, es una pieza clave en el proyecto del Submarino, por lo que sólo se irá si llega una oferta económica importante, ya que es uno de los activos del club.