La ética parece ser una asignatura pendiente en el Getafe. El club madrileño, que quiere hacerse con los servicios del albinegro Oliva, ha demostrado tener tan buen ojo como malas formas a la hora de intentar fichar al excelente portero del Castellón. En primer lugar, negoció directamente con el propio futbolista, a espaldas de la entidad que (al menos hasta la fecha) sufraga sus nóminas. Posteriormente, realizó una oferta indigna que, como no podía ser de otro modo, el Castellón rechazó. Y es que da la sensación de que el ´Primera´, hasta hace bien poco compañero de los de La Plana en el pozo de la 2ª B, carece de memoria histórica. Se la refrescamos: ¿cuántas veces acogió, en 2ª B, el Coliseum Alfonso Pérez Muñoz a 6.000 aficionados?

Aristóteles