Antonio Guayre ha recuperado la sonrisa. El canario se ha confirmado en el último mes y medio como el delantero más en forma del Villarreal. Y en ello mucho ha tenido que ver la confianza que ha depositado en él Manuel Pellegrini.

A diferencia de lo que ocurrió con Víctor Muñoz, Benito Floro y Paquito, el técnico chileno ha apostado por él como delantero, la posición que ocupaba cuando despuntó en el Las Palmas y en la que apenas había contado desde que llegó al Submarino, ya que sus entrenadores siempre se habían decantado por ubicarle en la banda derecha.

SU MEJOR PROMEDIO Los números hablan por sí solos. Como delantero, Guayre ya suma seis tantos en lo que llevamos de temporada. Cuatro de ellos han llegado en la Copa de la UEFA, competición en la que ha sido el único punta con el que Pellegrini ha podido contar para todos los partidos, mientras que los otros han llegado en la Liga.

Esto supone, cuando apenas se lleva un tercio de campeonato, su mejor registro anotador desde que llegó al Villarreal. En su primer año, en la 01/02, marcó cuatro goles en Liga, los mismos que consiguió en la siguiente; mientras que la temporada pasada se quedó en tan sólo tres dianas.

Esos seis tantos le convierten, además, en el máximo realizador del Submarino en lo que llevamos de temporada, igualado con Diego Forlán, que sólo ha podido marcar en Liga, al no estar inscrito en Europa.

CON OTRA MARCHA Además, este acierto realizador está acompañado por un excelente momento de forma que quedó patente, una jornada más, ante el Málaga, al que puso siempre en apuros con su velocidad y desborde en el uno contra uno.

De hecho, la mejor prueba del nuevo Guayre que se está viendo ahora es que Pellegrini, a pesar de tener a disposición a sus cuatro delanteros, está apostando por el canario de inicio, dejando en el banquillo a Forlán y José Mari. Con sólo 24 años, y jugando en punta, su futuro se presenta cargado de goles.