El Villarreal C. F. inicia el año 2005 con los objetivos perfectamente marcados. A partir de la próxima semana, y con el fin de las vacaciones del primer equipo, el club que preside Fernando Roig empezará a trabajar para perfilar las líneas maestras de los próximos 12 meses o, por lo menos, de los seis que restarán para concluir la temporada.

Los retos del Submarino se reparten entre el terreno de juego y los despachos. En el primer campo de batalla, el gran objetivo es el de repetir presencia en las competiciones continentales, y a poder ser a través de una plaza directa en la Liga para evitar tener que volver a vivir la experiencia en la Copa Intertoto. Intentar igualar la excelente campaña continental en la UEFA --llegó a semifinales la pasada campaña-- es otro de los objetivos deportivos del Villarreal. Pero las tareas más inmediatas de Roig y Llaneza como cabezas visibles de la entidad amarilla están centradas en los despachos.

BATTAGLIA Y RENOVACIONES A partir del próximo lunes habrá un poco más de claridad en el tema de la continuidad o no de Battaglia en el Submarino. El presidente ya ha dejado claro que el argentino se quedará en Vila-real si no existe una oferta que iguale la inversión realizada (superior a los tres millones de euros). De momento, la solución a este conflicto está en el aire.

Las renovaciones de los jugadores que interesan para la próxima temporada será el siguiente paso. El club ya ha activado los contactos con los representantes de Javi Venta y Josico, con los que se espera no haya ninguna traba para prolongar sus contratos. Roger, lesionado hasta el final de Liga, es el otro futbolista cuyo compromiso expira el próximo 30 de junio del 2005. El trabajo administrativo del verano estará centrado en encontrar la fórmula para romper la barrera de los 17.000 abonados, misión que dependerá en buena medida de los resultados deportivos.

Unas semanas antes, el Villarreal deberá conocer ya el futuro de su jugador franquicia. Riquelme, propiedad del Barcelona, finaliza su periodo de cesión de dos años. La alta ficha del argentino puede ser una traba para su continuidad; su comodidad en el Submarino juega a favor.

Una buena forma de comenzar el año será ganar al Bar§a. A la vuelta de la esquina (9 de enero, 21.00 h. y por Canal +) está la visita al Madrigal del equipo más en forma del 2004.