A la vista del resultado podría pensarse que el líder fue una apisonadora que pasó por encima del Benicarló, pero no fue así. El resultado no hace para nada justicia a un Benicarló que, al menos en la primera parte y en los comienzos de la segunda, lo intentó con ganas y tuvo buenas ocasiones. Pero perdonó y El Pozo cobró rápidamente ventaja.

Al minuto 7 ya ganaba 4-0 y eso pesó como una losa. Tras marcar Minhoca antes del descanso y desaprovechar otra clarísima ocasión al filo del mismo, todavía podía pensarse en el milagro. De hecho, los primeros minutos de la segunda parte fueron de claro color visitante, pero un riguroso penalti permitió a Paulo Roberto marcar el quinto y terminar con las ilusiones, pocas, que le quedaban al Benicarló.

Con ese gol se acabó el partido, al menos en cuanto a lucha y emoción, porque el Benicarló bajó la guardia y El Pozo se limitó a mantener la renta. Con estos tres puntos El Pozo se proclama matemáticamente, a falta de tres jornadas, campeón de la liga regular y el Benicarló, ayudado por el resto de resultados, mantiene intactas sus aspiraciones de jugar el play-off por el título.