El fútbol sigue acumulando deudas con el Villarreal en las últimas semanas. El Submarino ha dado mucho y ha recibido muy poco contra el AZ Alkmaar, Deportivo y ayer el saldo negativo en contra de los de la Plana se hizo mucho más grande ante el Betis. Los amarillos arrollaron en cuanto a juego y ocasiones de gol al conjunto bético, y se llevaron un premio demasiado injusto, rácano y mezquino. La tremenda generosidad del Villarreal no fue correspondida. El gol se le resistió a los hombres de Manuel Pellegrini, que lo intentaron desde todas las posiciones, pero se toparon con el meta Doblas, la madera y su propio infortunio.

LOS RESULTADOS, A FAVOR Todo no fue negativo. Los resultados acompañaron y el Villarreal se mantiene en posiciones Champions, con un partido menos que sus competidores.

Cuarto contra quinto en la mejor Liga del mundo supone un vaticinio de espectáculo. Si, además, el Villarreal es uno de los implicados, la diversión todavía está más garantizada. Y si encima juega Juan Román Riquelme, más azúcar para el pastel. El Madrigal volvió a ser la referencia del buen fútbol.

Pasa a la página siguiente