Javi López cambió a cinco futbolistas en relación al equipo que venía de jugar bien y perder en Figueres: tres eran obligados (Oliva, Rodri y Casablanca), además de José Mari y Manu Busto, que habían sido suplentes en el encuentro anterior.