La Champions está a un punto y, como el Villarreal tiene un partido menos (lo jugará el jueves en Pamplona), depende de sí mismo para escalar a las posiciones que dan derecho a codearse con la élite continental.

Esa es la principal lectura de una jornada que, a pesar de la derrota del Submarino en el Santiago Bernabéu, fue propicia para los intereses de los amarillos. Es más, el Villarreal se habría mantenido en la cuarta posición si el Sevilla no hubiese ganado, a domicilio, al Athletic. Los de Caparrós se han instalado en la tercera plaza.

A continuación aparece el Espanyol, que ayer truncó las que, posiblemente, eran las últimas esperanzas del Zaragoza por acceder a la Copa de la UEFA. E, inmediatamente después, a un punto de los periquitos y a tres de los hispalenses aparece un Villarreal gafado cara al gol y que no atraviesa por su mejor momento.

Los de Manuel Pellegrini han sumado tan sólo dos de los nueve últimos puntos en juego. Y resulta un botín escaso. A pesar de que se ha medido a Deportivo (en Riazor), Betis (en casa) y Real Madrid (en el Bernabéu), la cosecha debió ser mucho mayor. La falta de definición supuso el adiós a la UEFA ante el AZ Alkmaar y ha restado unos puntos en la liga que pudieron ser muy valiosos. Pero, a pesar de todo ello, el Villarreal está entre los mejores colocados y depende de sí mismo.

PARTIDO PENDIENTE Si este jueves (20.30 horas, PPV) supera al Osasuna en Pamplona, el Villarreal escalará hasta la cuarta plaza, empatado a 55 puntos con el Sevilla (3°). Además, su calendario es bastante asequible, sobre todo en El Madrigal, por donde deben pasar, por este orden, Getafe, Albacete y Levante. Más complicadas son sus tres salidas (a El Sadar, La Rosaleda y al Camp Nou), pero, con sumar los nueve puntos como local, alcanzaría los 61 puntos y habría mucho camino recorrido.

Por detrás están un Valencia que sí es un enemigo real y un Betis que se está deshinchando en casa. Athletic, Atlético, Deportivo y Zaragoza, por contra, están descartados para la Champions y sólo un milagro les clasificaría para la UEFA.

El Villarreal tiene en su mano corroborar una espléndida campaña con la Champions. La batalla ya ha empezado.