Conmoción en Castalia. Martín-Delgado aprovechó la habitual rueda de prensa de los viernes para tensar la cuerda con el club, a raíz de la espada de Damocles que pesa sobre su cabeza en forma de ultimátum, provocando un terremoto a 48 horas del partido ante el Lorca. El entrenador toledano se despachó a gusto, consciente de que o gana, o es despedido. Hasta es posible que ni ganando se salve...

"Parece ser que ha habido un ultimátum --empezó--. Parece ser que el gran culpable de los males del Castellón ya tiene fecha de caducidad. Parece ser que se reconocen errores. Parece ser que el técnico ya está decapitado, así que, hasta que se produzca el óbito, vamos a apoyar al equipo porque el entrenador está prácticamente muerto. Parece ser que el culpable de esto está cadáver, entre comillas", enumeró Martín-Delgado, quien apostilló: "El menos importante aquí soy yo, sobre todo por cómo está la situación".

ENTERADO El todavía preparador del Castellón prosiguió su discurso: "Lees declaraciones de responsables del club, atascados, y piensas que a tu ciclo aquí le queda muy poquito". "El lunes --continuó-- se me convoca a una reunión en la que estará presente el consejo de administración. Me dicen que, de no ganar, el consejo se reuniría después del partido y, deduzco yo, no sería para tomar café, sino para cesarme", esbozó.

Como epílogo, Martín-Delgado espetó un: "Lo que se venía pidiendo, parece ser que será". No obstante, más adelante, en su alocución, puntualizó: "Hasta que no tenga un comunicado oficial por escrito, no me consideraré cesado".

En cuanto a cómo está viviendo los que pueden ser sus últimos días al frente de la parcela deportiva de la entidad albinegra, Martín-Delgado dijo que, en este aspecto, es una semana más. "Trato de ser profesional al cien por cien. He seguido trabajando lo mejor que sé y lo seguiré haciendo", aseveró.

Por último, el veterano técnico solicitó el apoyo hacia sus hombres: "Lo verdaderamente importante es el partido contra el Lorca. El entrenador está prácticamente muerto, así que hay que animar al equipo". "Hasta diciembre, cuando se retoque o no (en alusión a la plantilla), éste es el equipo del C. D. Castellón, con el que hay que ir a muerte", reiteró.