El Playas de Castellón obtuvo en 2005 el título de campeón de la Supercopa de España y alcanzó los cuartos de final tanto de la Liga como de la Copa de España, si bien la temporada 2004-05 se saldó con más pena que gloria, al igual que ha pasado con los resultados de esta recta final del año.

El giro que se ha producido en la gestión deportiva de la entidad se ha notado considerablemente, puesto que el club que preside Agustín Poyatos decidió para este curso liguero aplicar un proyecto mucho más austero, sin tirar la casa por la ventana como sucedió en anteriores campañas.

SIN FIGURAS De ahí, que esta temporada se haya reducido el presupuesto y se haya confeccionado un plantel sin excesivas figuras. El 2005 se cerró con la conquista de la Supercopa de España, que se disputó en Sevilla ante Boomerang Interviú en una competición en la que los castellonenses superaron a los madrileños por 2-1. Fue un encuentro muy igualado y tenso que al final se decantó a favor de los albiazules de La Plana.

FRENAZO EN CUARTOS En la Copa de España, el conjunto castellonense no pasó de los cuartos de final, ya que el MRA Xota Navarra de Pamplona superó al Playas de Castellón por un ajustado 4-3 que les dejó fuera de la lucha por el preciado trofeo.

En la fase regular de la Liga, los albiazules acabaron terceros y volvieron a quedar emparejados con el MRA Xota Navarra, que volvió a actuar de verdugo apeando a los playeros, en esta ocasión, de la lucha por el título liguero.

Y la temporada 2005-06 empezó con nuevo inquilino en el banquillo: Marcos Aurelio Sorato. Además, se apostó fuerte evitando la marcha del pívot internacional Javi Rodríguez para luego realizar pocos fichajes --tres de ellos son jugadores de la propia cantera albiazul--, pero sin apenas repercusión mediática.

IRREGULAR A DOMICILIO En la competición, y después de un final de la segunda vuelta bueno, los albiazules se desenvuelven entre la zona media alta de la tabla. Aunque la irregularidad que los caracteriza les ha llevado a perder contra los equipos teóricamente inferiores y a dar la talla ante los grandes, los candidatos al título liguero como Boomerang Interviú o El Pozo Murcia.

Esa mala trayectoria del equipo les ha llevado a sufrir un importante espaldarazo de la afición. Si hace cuatro años la media de espectadores era de 4.000, en la actualidad, en el pabellón Ciutat de Castelló, apenas se llega a los 500 seguidores.