Mauricio Romero saltará al terreno de juego del Bovalar a las 10 de esta mañana. A partir de ahí comenzará su carrera para convencer a Pepe Moré y ganarse así la renovación automática. Y para ello debe disputar 45 minutos o más en un mínimo de 28 partidos. Como atrás han quedado los dos primeros de la temporada, eso implica que el colombiano debe tomar parte en el 70 por ciento de las jornadas que restan.

Mientras tanto, Romerito se dio a conocer ayer en un acto de presentación que tuvo al director deportivo como su anfitrión. "Para nosotros es un jugador conocido y con prestigio en su país, acostumbrado a un fútbol de un nivel alto", introdujo el director deportivo.

El mediapunta --o volante de creación, como llaman en su país-- reconoció que ha visto cumplido su sueño, gracias, sobre todo, a su pasaporte comunitario. "Como buen suramericano, estoy bien dotado técnicamente, que creo que es lo fundamental. Espero dar una buena imagen", se definió. Reconoció no conocer mucho de su nuevo equipo, aunque sí matizó: "Me han dicho que al entrenador le gusta el buen juego, el balón en el piso".

Romerito, cuyo apodo viene por su aspecto aniñado y por ser un jugador nacido en Cali y criado futbolísticamente en el América, el club que presidió su abuelo.

VIENE DE HACER 10 GOLES "Mi ilusión era venir acá, donde creo que mi familia estará más cómoda", manifestó. El mediapunta, autor de 10 tantos en el último semestre con el Deportes Quindío, afirma que está dispuesto a jugar el sábado frente al Tenerife, siempre que Pepe Moré lo considere oportuno: "En Colombia ya estábamos en la séptima fecha, yo llevo entrenando muchos meses". Y es que el mediapunta rescindió su contrato con el América de Cali hace un par de semanas, ante los problemas de cobro en el histórico conjunto valleucano.

LO QUE OFRECE Aunque a Romerito ya le han advertido de cómo es la afición de Castalia, él aparenta mucha tranquilidad: "Yo estoy acostumbrado a ese tipo de presión. He jugado en nuestro estadio (el Pascual Guerrero de Cali) con 50.000 personas, el América es un club conocido en todo el mundo... Espero --proseguía-- que la afición del Castellón se identifique con mi fútbol".

Muy religioso, Romero considera "una bendición de Dios" el haber firmado por la escuadra albinegra. "Era una oportunidad sobre la que no podían pensar mucho para aceptarla", sentenciaba. Ahora, además de contentar a los muchos compatriotas que residen en la provincia, deberá hacer felices a los miles de seguidores albinegros, que esperan mucho de él.

Por último, su representante, Ander Fernández, rubricaba: "Mauricio es un jugador con gol. Puede hacer el mismo papel que Jonan García".