El Playas de Castellón estaba a punto de cerrar la pretemporada invicto, pero se cruzó en su camino el Boadilla Las Rozas para empañar su expediente. Una sola derrota en cinco partidos de preparación se puede considerar, sin embargo, una mera anécdota, y más analizando lo que se vio ayer en la pista del Municipal de Boadilla. Los albiazules, que llegaban al último compromiso amistoso antes de afrontar la Supercopa de España, pecaron de exceso de confianza ante un rival de la División de Plata --afortunadamente para el Benicarló, ante el que perdió el play-off de ascenso-- y, quizás, con la mente ya puesta en el crucial compromiso de este sábado ante el Lobelle.

Desde el pitido inicial, el Playas dominó el ritmo de juego, creó ocasiones, muchas más que los locales, pero la suerte acompañó a los de casa, que materializaron cada llegada a la meta playera. Tal fue su acierto que cerraron la primera parte con un contundente 4-0. Sin embargo, el potencial goleador de los playeros no tardó en aparecer y tras el descanso se sacaron de la chistera el acierto. Con tantos de Leo, Miguel de Almeida y Pablo, además del hat-trick de Dani Salgado, se dio la vuelta al marcador e incluso llegaron a aventajar al Boadilla por 4-5. Un doblepenalti y algún que otro nuevo fallo en la línea defensiva, condenaron pese a todo a los de Adolfo Ruiz Díaz, que regresaron a la capital de La Plana con un 7-6 en contra.

Ahora, tienen cuatro días por delante para pulir el que la temporada pasada, y también en Boadilla, fue su punto más débil: la línea defensiva. Para ello, el míster podrá contar con todos sus efectivos, pues André ya se incorporó al resto del equipo ayer y solo Cristian tiene molestias, aunque sin importancia, en el pie.