Lega la tercera jornada y al Castellón se le empieza a acumular el trabajo. En los dos anteriores compromisos ha dejado pendiente la tarea más importante, sumar puntos cuando tenía ante sí rivales propicios, y las prisas han reaparecido por Castalia, donde la presencia del Tenerife de Raúl Sánchez se asemeja a esos nubarrones que amenazan tormenta.

Pepe Moré, muy metódico en sus planteamientos, ha cambiado de costumbres esta semana. Por ejemplo, el miércoles, lejos de ensayar con un único once, esbozó hasta tres combinaciones distintas. Aunque ayer --¡oh sorpresa!--, el preparador catalán dio una vuelta de tuerca cuando separó a los titulares del resto de la plantilla para repasar la lección táctica sobre el rival y hacer hincapié en las acciones de estrategia.

Allí dispuso, en un reducido espacio del campo, a Oliva bajo palos; a Pedro y Baigorri como laterales, y a Dealbert y Zamora (Aurelio estaba haciéndose unas pruebas) de centrales; Rodri como único pivote; por delante de él, Xavi Moré y Natalio en los carriles; Mario y Castell como mediapuntas; y Tabares arriba.

Con respecto al once que cayó ante el Vecindario, nada más y nada menos que cinco cambios: Oliva por Raúl Jiménez, Baigorri por Casablanca, Aurelio o Zamora por el lesionado Mora, Natalio por Txiki y Castell --no viajó-- en detrimento de Dani Pendín. O sea, una revolución en toda regla.

CAMBIO DE SISTEMA Aferrado el 4-2-3-1, Pepe Moré ha preparado una variante para hacer frente al Tenerife. La llave la tiene Castell, que cuando el equipo ataque, soplará la nuca de Tabares en un 4-1-4-1; pero que cuando el Castellón no tenga el balón, formará con Rodri en el doble pivote.

La fisionomía y el estilo de este equipo no tiene nada que ver con el que venía jugando. Es un Castellón con muchas más soluciones ofensivas --Mario y Castell, si están aplicados, son dos buenos jugones--; y Natalio ha reconocido que donde más le gusta jugar, es partiendo desde el costado izquierdo en busca de la diagonal.

Llama poderosamente la atención el destino de los refuerzos en esta tercera semana de la competición. Al margen de Baigorri y Natalio --estaban cedidos-- y Aurelio --no es un fichaje propiamente dicho--, Carlos Sánchez, Dani Pendín, Ibón Gutiérrez y Nakor estarán en el banquillo. Mientras, el recién incorporado Romero, que admite no estar físicamente en condiciones, aguardará al menos ocho días la oportunidad de su debut y su nombre no figuraba en la lista de convocados, elevada a 19 por las molestias en el pie izquierdo de Aurelio, aunque nada hace presagiar que el sevillano no surja en el equipo inicial frente a los chicharreros.

La teoría dice que será un duelo abierto, no solo por la apuesta de Pepe Moré, sino porque su colega pondrá en liza una de las propuestas más ofensivas que se hayan visto en Castalia en los últimos tiempos: un 4-4-2 con rombo y dos delanteros. Y no dos cualquiera, sino Raúl Sánchez y Frankowski. El polaco llegó el jueves por la tarde a la isla, entrenó ayer por primera y única vez con sus nuevos compañeros, fue presentado luego y Bernd Krauss confirmó que será titular.