Javi Venta va a hacer historia el próximo sábado en el estadio de Riazor. El lateral derecho asturiano cumplirá cien partidos en Primera División defendiendo la elástica amarilla del Villarreal. Su trayectoria en la entidad es todo un ejemplo de profesionalidad, disciplina y afán de superación.

Aunque los comienzos del bravo defensa en el equipo de la Plana Baixa no fueron espectaculares, la dirección deportiva siempre confió en sus posibilidades y no quiso desprenderse del jugador quien, tras su paso por el Onda --entonces filial amarillo--, aceptó dos cesiones, respectivamente al Racing de Ferrol y Tenerife para hacerse con un nombre en la LFP, despertar el interés del cuerpo técnico e intentar con ánimos renovados la titularidad en el Villarreal tras dicho periplo.

GANADO A PULSO Con esporádicas apariciones en la alineación en la temporada 02/03, su explosión definitiva se produce en la campaña siguiente y especialmente en la 04/05, en la que Venta se ganó por méritos propios la titularidad indiscutible, desbancando a hombres que en principio parecían cerrarle el paso.

Su excelente colocación, sobriedad, pundonor y condición física le han convertido en una pieza muy importante en el esquema defensivo del equipo, en la mejor temporada de la entidad, que reconoció su labor y su valía ampliándole el contrato.

A su brillante palmarés en la Liga de las Estrellas, Javi Venta, añade cinco participaciones en la Copa del Rey y 39 confrontaciones internacionales (10 de Intertoto, 19 de Copa UEFA con dos goles conseguidos, dos de la previa y ocho de la Champions League), en lo que suponen más de 10.000 minutos en competición oficial.

El asturiano es uno de los futbolistas más reconocidos en el panorama nacional y, tras acudir a unas jornadas de convivencia, aún sueña con la selección.