El Villarreal tendrá más tiempo para realizar una nueva incorporación y reforzar todavía más si cabe la plantilla después de haber conseguido una moratoria de 15 días, como consecuencia de la grave lesión del central argentino Gonzalo Rodríguez, quien en una acción en el Trofeo Ramón de Carranza se rompió el ligamento cruzado de la rodilla derecha y estará fuera de los terrenos de juego durante unos seis meses.

El Submarino pidió, hace diez días a la Federación Española de Fútbol, esta moratoria, que ha sido aceptada y con la que el club dispone de dos semanas para buscar un jugador para reemplazar la ausencia de Gonzalo, a la que el club la ha dado la baja federativo. No obstante, de llegar algún jugador, sería un hombre de centro del campo, ya que el puesto a cubrir es el de Robert Pir¨s, también con una lesión larga.

José Manuel Llaneza, consejero delegado del club, explicó que contaban con esta posibilidad de activar la moratoria pero, pese a recibirla, no está asegurada la llegada de un nuevo futbolista al club castellonense. "Ahora sabemos que tenemos quince días para trabajar y vamos a hacerlo. Esto no significa que llegue alguien seguro. Vamos a trabajar para intentar reforzar los problemas que nos ha generado la lesión de Robert", manifestó el mandatario.

Sin embargo, todo apunta a que el Villarreal sí que se volcará en realizar una incorporación si se atiende a las explicaciones del técnico, Manuel Pellegrini, quien desde que el jugador francés se lesionó ha insistido que la baja de Pir¨s es importante para el equipo y que si el mercado lo permite sería bueno intentarlo para mejorar todavía más la plantilla.