Después de la primera victoria en la actual temporada, el equipo albinegro se desplaza a la Condomina en busca de otros tres puntos que den otra semana de tranquilidad a la entidad albinegra. En esta ocasión, el míster del Castellón no tendrá tantas dudas como la semana pasada. El planteamiento táctico no va a diferir en nada al de la semana pasada, es decir, el 1-4-2-3-1 va a ser el sistema a emplear por los pupilos de Pepe Moré.

La única diferencia con respecto a la semana pasada será el posicionamiento en el campo del equipo, que se verá retrasado para intentar salir a la contra y sorprender al equipo murciano. Tabares será la única referencia en punta. Es de esperar que el equipo no vuelva a cometer los mismos errores colectivos e individuales del partido de Vecindario.

Por tanto, el Castellón volverá a examinarse hoy y esperemos que en esta ocasión todos los jugadores, incluido el técnico, aprueben el examen. Eso significará la consecución de un resultado positivo.