Tras unos cuantos sonados fracasos, al Real Murcia, por plantilla y por presupuesto, le toca subir esta temporada. O por lo menos, así debería ser si el fútbol fuera una ciencia exacta. Pero la ciudad está pendiente del proyecto Nueva Condomina, que contando con el reclamo de un estadio cinco estrellas con un aforo para casi 40.000 espectadores --curioso cuando en Murcia van 6.000 al fútbol--; engloba una zona residencial con chalés de lujo, bloques de viviendas, campo de golf, hoteles, instalaciones deportivas y un centro comercial que albergara a las grandes firmas (Pull&Bear, Massimo Dutti, Benetton, El Corte Inglés, Zara, que contará con la tienda mas grande de España, y una superficie enorme en la que se instalarán los Leroy Merlin, Media Markt, Forum, PC City, Eroski, todo ello con 12.000 plazas de aparcamiento.

El grupo Trusam ya ha vendido estos terrenos a otras grandes empresas, aunque se reservaron una parte para construir ellos. El grupo Trusam tiene como cabezas visibles a Jesús Samper y Juan Manuel Trujillo, que a la vez son los titulares de Desarrollos Nueva Condomina, y que, curiosamente, también son los propietarios del Real Murcia. Esto de los negocios de familia es complicado pero, aunque no entendamos del tema, seguro que acertamos si apostamos a que sale mas rentable el urbanístico que el deportivo. Hoy veremos el resultado que da en lo deportivo, porque la faceta urbanística deberá esperar para hacer balance. Por ahora, el Castellón jugará en la tradicional Condomina de toda la vida ante el conjunto entrenado por Lucas Alcaraz.