Claudio Borghi, entrenador del Colo Colo, el equipo en el que milita Matías Fernández --el jugador que tiene todos los números para suplir al lesionado Robert Pir¨s--, insistió ayer, desde Chile, en que el traspaso es un hecho.

"Me dijeron que venía. Uno de los dirigentes dijo: "Si vamos, vamos; y si no, no. Grandes palabras, pero hasta que no lo veamos, no lo sabremos", comentó el técnico del cuadro albo, que espera la llegada de un emisario amarillo --este tipo de operación suelen ser cerradas por José Manuel Llaneza en persona-- en las próximas horas, con el objetivo de ver a Mati en el Colo Colo-Coronel Bolognesi de mañana, vuelta correspondiente a la primera fase de la Copa Suramericana (en la ida, 2-1 para los peruanos). No obstante, el hermetismo del Villarreal sobre este asunto es absoluto, como lo reflejan las palabras de Borghi sobre el inminente viaje de un representante de la entidad amarilla.

CIFRAS Según apuntan fuentes del propio conjunto chileno, el Submarino pagará unos cuatro millones de euros por el 50 por ciento de sus derechos. "Si es la suma que sale, será casi imposible retenerlo, pero no depende de nosotros. Eso está en manos de dirigentes para ver qué pueden hacer", agregó Borghi, quien todavía sueña con conservar a Matías Fernández.

No obstante, en las últimas horas ha aparecido un antiguo representante de la prometedora estrella chilena. Hugo Eduardo Rubio solicita en su condición de agente FIFA, una parte del traspaso. Rubio confirmó que trabaja con un mánager español, Álvaro Torres, "que fue quien hace un mes hizo una oferta del Villarreal, pero cuyos montos no fueron aceptados por la dirigencia de Colo Colo", matizó.

Rubio también sostiene que, a raíz de esa oferta, él estuvo "en la firma del nuevo contrato de Fernández, que en junio del 2007 le da la posibilidad de quedarse con el 30 por ciento de una transferencia" en un futuro, matizó.

Matías Ariel Fernández Fernández es un medio ofensivo cortado con un patrón similar al de Pir¨s que ya ha alcanzado la internacional absoluta desde el 2005. Tiene solo 20 años, mide 1,76 metros y pesa 75 kilos. El sábado, ante la Universidad Concepción, el Colo Colo venció 4-2 en el Torneo Clausura, con dos tantos del volante pretendido por el Submarino.