Un golazo del argentino Leo Messi, en el minuto 89, evitó la derrota del Barcelona ante el Werder Bremen (1-1), en un encuentro en el que los azulgrana tuvieron que sobreponerse al infortunio de encajar un gol en propia puerta y perder por lesión a su goleador, Etoo.

El Barcelona no jugó un buen partido en el mismo escenario en que la pasada temporada inició, con éxito, el camino que le llevaría a conquistar su segunda Copa de Europa, y ante un equipo, el Werder Bremen, que hacía más de un mes que no ganaba un encuentro.

Tras las tablas en el primer acto, a los 10 minutos de la segunda parte un centro de Hunt desde la banda izquierda fue desviado por Puyol, quien intentaba evitar el remate de Borowski, y el balón acabó al fondo de la red (1-0). Los locales parecieron animarse tras el tanto y Miroslav Klose y Borowski tuvieron en sus botas el segundo.

Con el Bar§a tocado y Ronaldinho desaparecido, la salida de Messi fue la clave. El joven argentino, con su diana, permitió al Bar§a salir vivo de Bremen.