Los aficionados castellonenses a la Fórmula 1 podrán vibrar con el Gran Premio de Brasil en una pantalla gigante que se instalará para la ocasión en la plaza Santa Clara, con motivo de la IX Muestra Nacional de Tapas. Los que se dirijan a este céntrico lugar de la capital de La Plana sobre las 19.00 horas del domingo podrán disfrutar de la carrera mientras degustan un sabroso manjar. Luego, si el asturiano se proclama campeón del Mundo podrán festejarlo a lo grande.

Mientras llega la hora del momento decisivo y pocas horas antes de que Fernando Alonso y Michael Schumacher realicen las primeras pruebas con sus monoplazas en Interlagos, ambos pilotos coincidieron en que el asturiano reeditará el título. El español señaló que con la ventaja de diez puntos, ahora toca "rematar el trabajo" y que solo "un uno por ciento de mis pensamientos están en la posibilidad de no ganar el Mundial de este año".

Para Fernando Alonso, "estamos en una posición soñada. Si antes del Gran Premio de Japón me dicen que en Brasil nos iba a bastar con acabar entre los ocho primeros, sería como para despertarnos de un sueño", añadiendo que "no se puede negar que lo tenemos de cara, pero yo no me fío. Le he dado tantas vueltas a la carrera que ya, pase lo que pase, lo voy a tener muy digerido cuando termine".

SCHUMACHER, PESIMISTA El alemán Michael Schumacher repitió ayer una y otra que la lucha por el título de pilotos acabó en Japón, tras el que Alonso adquirió diez puntos de ventaja, y que está en Brasil con otros objetivos. "Estoy aquí para ganar el título de constructores. No estoy pensando en mi propio título de pilotos. Ya dije en Suzuka que la lucha por el título de pilotos estaba acabada", dijo.

"Lo que quiero hacer en Interlagos es completar una buena carrera y tratar de ganarla. Tenemos que intentar acabar en las dos primeras plazas y esperar a ver lo que hacen los demás para ganar el título de marcas", insistió Schumacher, que en Sao Paulo se despide de la Fórmula 1.