No es habitual que un derbi entre el Real Madrid y el F.C. Barcelona tenga tanto ritmo. El de ayer fue intenso y esto lo agradece el público, pero estuvo marcado por el tempranero gol de Raúl González. A partir de ahí, el Madrid hizo el juego que más sabe, se defendió con un mayor orden del habitual y salió muy bien a la contra.

Todos estos aspectos hacen que el triunfo blanco sea indiscutible, aunque también me sorprendió mucho la falta de puntería del Barcelona, que durante unos minutos dispuso de claras ocasiones para marcar y no supo aprovecharlas. No es normal que jugadores como Messi o Gudjonhsen fallen lanzamientos tan claros cerca de la portería. Además, Ronaldinho tampoco realizó su mejor partido y fue frenado muy bien por la defensa del Madrid.

Aunque todavía resta mucha Liga, el triunfo del Real Madrid hace que la competición se iguale más. Para mí, madridistas y azulgranas, junto al Valencia son los favoritos al título y estoy convencido de que habrá más igualdad que la pasada temporada.