Respetan a todos, pero no temen a nadie. La selección española, vigente campeona, llega al Mundial de Alemania como favorita para revalidar el título, pero está más pendiente de sí misma que de sus rivales. Hoy (18.00 horas, La 2), Egipto es el primer escollo en la defensa del oro conquistado hace dos años en Túnez.

"La verdad es que no hay un equipo que nos preocupe más o al que le tengamos más ganas. Lo único que nos tiene que importar, es estar a nuestro máximo nivel", ha asegurado Mateo Garralda, capitán y alma de la selección, que ha visto cómo Juan Carlos Pastor ha obrado la metamorfosis en el equipo nacional.

En apenas dos años, el técnico ha conseguido cambiar la cara a un conjunto que vivía lastrado con el estigma de perdedor y el síndrome de los 10 minutos negros que parecían perseguirle en los momentos decisivos. Si el míster del Valladolid llegaba en enero del 2005 como entrenador provisional, dos años después comparece en la cita germánica con el oro mundial y la plata europea como avales de su labor.

Para su defensa del título, Pastor ha vuelto a confiar en el bloque que logró el oro en Túnez y la plata en Suiza. En la inspiración de Uríos, Garralda, Lozano, Davis y los hermanos Entrerríos reposarán parte de las opciones de luchar, el 4 de febrero en Colonia, por el título. Víctor Tomás y García Parrondo tratarán de cubrir la baja de Rocas, jugador clave en el esquema de Pastor, al que una lesión en el hombro ha dejado fuera del Mundial.

Las lesiones han sido el único lunar de la preparación del conjunto español. Garabaya tuvo que ser intervenido el 26 de diciembre de una rotura del tabique nasal. Pese a todo, se ha recuperado a tiempo y está en Alemania. Y en el España-Polonia del 12 de enero, Salva Puig sufrió hizo una rotura fibrilar en el adductor de la pierna derecha y estará tres semanas de baja, permitiendo el regreso al grupo de Belaustegui.

DURO ESTRENO Egipto es el primer y principal escollo de España en una primera fase asequible en la que se enfrentará también a Qatar y a la República Checa.

No obstante, el combinado africano nunca ha podido derrotar a España en toda su historia: de 17 enfrentamientos, 15 victorias rojas y dos empates.

"Ya tenemos ganas de empezar", admite Iker Romero. El vitoriano, gran animador de la selección junto a Hombrados, será uno de los puntales junto a los también azulgranas Juanín y Barrufet quien, con 233 internacionalidades, podría superar el récord de entorchados con la absoluta de Lorenzo Rico (245).