Suena el teléfono de una habitación de la Hostería Casagrande de Tandil, una mediada localidad a algo más de 350 kilómetros de Buenos Aires. Gustavo Andrés Oberman descansa unas pocas horas antes de que Argentinos Juniors dispute el partido por el tercer y cuarto puesto de la Copa Ciudad de Tandil frente al Quilmes, un torneo preparatorio para el Clausura 2007. Será el último encuentro de El Cachete en el club en el que se se crió Diego Armando Maradona... al menos hasta el 30 de junio del 2008.

Aunque hace escasas horas que se ha confirmado su incorporación al Castellón, Oberman está perfectamente informado de cómo han ido desarrollándose las negociaciones. De hecho, al regreso de Argentinos Juniors a la capital del país del tango, ultimará los preparativos para desplazarse mañana mismo a España. Su objetivo es tener el tiempo suficiente para superar el jet lag y tener una primera toma de contacto con sus nuevos compañeros para poder debutar como albinegro el domingo que viene (17.00 horas), en Castalia frente al Vecindario.

LEVANTA PASIONES "Me pone contento que la gente esté esperando tanto mi llegada, confío en poder responder a la afición", apunta con cierta timidez el que fue campeón del mundo sub-20, en verano del 2005, con Argentina. Un equipo potente de jugadores que apenas rebasada la barrera de los 20 años, ya están destacando en una de las mejores ligas del mundo, como lo demuestran Messi (Barcelona), Gago (Real Madrid) o Agüero (Atlético).

Él también tendrá un tiempo para exhibir las cualidades que le llevaron a estar al lado de esas figuras. En 2005, antes de la cita planetaria en tierras holandesas, Oberman era uno de los futbolistas más prometedores de Argentina y, de hecho, el River Plate --el club más importante del país junto al Boca Juniors-- pagó un millón de dólares por la mitad de los derechos del mediapunta. No obstante, sufrió en sus carnes la sequía de títulos de los millonarios --un apodo que marca las exigencias del conjunto gallina--, pero ninguno de los tres entrenadores que tuvo en los escasos 12 meses en el club (Astrada, Merlo y Passarella) le dieron bola. Si él viene al Castellón para crecer futbolísticamente, el Castellón quiere subir un escalón en su progresión con este campeón del mundo sub-20. "Sé que el Castellón está reforzándose para mejorar en el futuro", comenta.

EL DETALLE Como nota curiosa, la entidad albinegra se ha anticipado al Club Sport Emelec de Guayaquil (Ecuador), que también estaba tras los pasos de Oberman. Al final, este campeón del mundo sub-20 abandonará Argentina, después de que el pasado mes de julio, después de que el River Plate le dejara libre a ambio del dinero que aún le adeudaban, su representante (Alejandro Savich) estuvo negociando su incorporación al Hannóver. Sin embargo, no se concretó su pase a este buen equipo de la Bundesliga, con lo que regresó a sus orígenes en Argentinos Juniors.

Ahora tiene un año y medio para demostrar su valía en España, un tiempo que podría alargarse si el Castellón ejecuta la opción de compra pactada.