El Sevilla rompió su maleficio del 2007. El equipo de Juande Ramos ganó su primer partido del año ante uno de sus rivales favoritos, el Levante (los granotas solo han ganado un encuentro a los andaluces en ocho enfrentamientos en 1ª División), y certificó que es un serio aspirante al título. El protagonista de la tarde fue otro joven valor de la cantera sevillista. Nadie se acordó de la baja por lesión de Navas después de observar la gran actuación de Alfaro. Además de ver puerta, fue una auténtica pesadilla para el esquema que planteó Abel Resino. Otro nombre propio de la jornada en el Ciutat de Val¨ncia fue Kanouté, el pichichi del campeonato y, después del tanto conseguido ayer, primer clasificado en la lucha por la Bota de Oro.

También resultó interesante la aportación de Kerzhakov, el último fichaje del Sevilla avalado por Juande Ramos. El ruso cumplió en su primer partido de titular (sentó a Chevantón) y demostró que Luis Fabiano, por mucha propaganda que le haga Kaká (ha recomendado al Milán su fichaje), deberá trabajar duro para recuperar un puesto en el once cuando cumpla la sanción.

En el Levante, lo más destaco es la oferta de un grupo inversor (encabezado por Llanera) para adquirir el club.