El Villarreal no podrá revalidar el título de campeón del Torneo Internacional Juvenil. Su derrota ante el Real Madrid (2-1) en la última jornada de la primera fase le dejó fuera de la lucha por la victoria. Y es que los amarillos necesitaban sumar los tres puntos para acceder a la final. Pese al buen partido realizado y el gol de Ramón Blázquez, el Submarino dobló las rodillas ante un conjunto blanco que, en su quinta participación en el torneo, logra por primera vez el billete para la final. Su rival será el Guaraní, que en su primera presencia ha sido el equipo revelación.

Y es que los paraguayos han demostrado un gran nivel y, con un gran juego, se han situado en la final de forma sorprendente. Nadie esperaba que el Guaraní luchase por el título, un objetivo que alcanzó después de derrotar al Sevilla por el marcador que necesitaba (2-0). Los tantos de Limenza y Aguilar sirvieron para superar al Espanyol en la clasificación por la diferencia de goles. Paraguayos y periquitos empataron a cinco puntos en la tabla.

La igualdad ha sido la tónica en el grupo B. Todos los equipos, excepto el Sevilla, podían lograr la clasificación en la última jornada de la primera fase. El Celtic era el que mejor lo tenía, pero no aprovechó su ventaja y cedió ante el Espanyol por 2-1 en el choque que abrió la jornada. Pese a que los escoceses se adelantaron en el marcador, los blanquiazules sacaron sus mejores armas para remontar el choque y mantener viva la esperanza ser finalistas, pero el Guaraní acabó con su sueño. Ahora lucharán por el tercer puesto con el Villarreal.

La decepción del torneo ha sido el Liverpool, único equipo que no ha sumado ningún punto en la primera fase y que ha cosechado tres derrotas en la competición. En el encuentro de ayer, los ingleses se jugaban con el Urawa Reds el triste honor de ser el peor conjunto de la ronda inicial y los japoneses se mostraron más acertados cara a la meta contraria a lo largo de todo el encuentro. El solitario gol de Naoki Taketomi permitió a su equipo estrenar el casillero de victorias en su primera presencia en el torneo.