Por qué la afición del Villarreal y de toda la provincia debe estar más unida que nunca? ¿Por qué debemos ser todos esta noche del Submarino? ¿Por qué El Madrigal debe presentar un ambiente similar al de los cuartos de final de Champions ante el Inter de Milán? ¿Por qué hoy más que nunca la hinchada amarilla debe dejarse la garganta animando?

Tantas y tantas preguntas tienen relación con el partido por las que la masa social grogueta debe estar esta noche al pie del cañón. Cuando el reloj marque las 20.45 horas (Canal 9), en horario Champions League, El Madrigal debe presentar un lleno a reventar, y si no es posible, que se roce el cartel de no hay billetes.

CAMINIO A MANCHESTER La ocasión lo requiere. Quedan solo 32 equipos en el camino hacia la final de Manchester y el Submarino debe ser a partir de esta noche uno de los 16 supervivientes en la lucha por levantar por primera vez un título tan importante como la Copa de la UEFA. Y no solo por ambición deportiva debe remontar el 1-0 en contra ante el Zenit de San Petersburgo, el campeón ruso, en el coliseo amarillo.

Muchos otros son los motivos por los cuáles hay que ir todos a una. Sin ánimo de venganza, la afición del Villarreal no debe dejar solo a su equipo. Se trata de un serio examen para la hinchada, puesto que tras el llamamiento de Fernando Roig en las Tertulias del presidente, los seguidores del Submarino deben dar la talla, como hicieran los incondicionales del Zenit en el Petrovsky Stadium hace ocho días.

El superar al conjunto que dirige Dick Advocaat abriría las puertas de par en par a un más que prometedor futuro europeo y llenaría de prestigio internacional a los de la Plana Baixa.

El pase a octavos de final otorgaría al Villarreal de un buen número de puntos extra en el coeficiente UEFA, que le servirían para volver a estar en los puestos de privilegio en una futura participación en la Liga de Campeones, objetivo por el cual lucha el en esta Liga el combinado que entrena Manuel Pellegrini.

GRANDES EN EL HORIZONTE Razones y más razones invitan a degustar el plato único del menú de esta noche en el coliseo amarillo. Otra de ellas es, sin lugar a dudas, el hecho de poder seguir disfrutando de fútbol cinco estrellas en El Madrigal. Dejando en la cuneta al Zenit, el Olympique de Marsella --equipo que procede de la Champions--, que ganó 3-0 en la ida al Spartak de Moscú, se antoja como hipotético rival en octavos.

Pero, tras el equipo galo, clubs del prestigio del Bayern Múnich, Tottenham, Hamburgo, PSV, Werder Bremen, Anderlecht, Rangers o Benfica planean en el horizonte de una Copa de la UEFA que es la de mayor nivel deportivo de la última década.

Es más, si el objetivo marcado por el club es el levantar un título en breve, qué mejor que la Copa de la UEFA. Pero para ello, El Madrigal debe ser esta noche una comunión entre jugadores y afición. Un solo grito: ¡Villarreal!