El abatimiento en las filas del Submarino fue anoche la tónica general tras el 2-1 que no permite avanzar en la Copa de la UEFA. El defensa Ángel reconocía que "las caras en el vestuario eran todo un poema" tras encajar el duro golpe de la eliminación. "Ha sido una lástima. Teníamos mucha ilusión de pasar esta y la siguiente eliminatoria para plantarnos en semifinales y, por qué no, en una final, como el Sevilla. La tristeza era general en el vestuario", comentaba el lateral canario, titular anoche.

El delantero Guille Franco, por su parte, reconocía que era "un duro palo" quedar fuera de la competición continental "ante un rival inferior, pero que también hizo sus méritos para pasar". Para el futbolista mexicano, el Villarreal no puede pararse a lamentar el tropiezo en la Copa de la UEFA, "ya que tenemos un partido muy importante este próximo domingo para mantener el tercer puesto en la Liga". El Submarino ya deberá centrarse exclusivamente en el torneo de la regularidad.