El juvenil amarillo se impuso con solvencia al conjunto del Hércules en un encuentro en el que la insistencia local tuvo su premio. Desde el principio del encuentro se vio que el partido iba a caer del lado del submarino, tan solo era cuestión de esperar a que cayeran los goles.

El primero llegó tras una jugada a trompicones de Drocco, quien realizó un pase interior para Juanjo, que marcó desde dentro del área. En el 40 llegó el segundo. Salva anotó tras una gran jugada personal en la que sorteó a tres contrarios para conectar un certero derechazo que se coló por la cepa del poste derecho.

Con el 2-0 se llegó al descanso. En la reanudación el juvenil amarillo salió más relajado. El último gol amarillo se cuajó con un centro desde la izquierda de Juanjo que Drocco cabeceó a la red.

El partido estaba sentenciado y el Hércules tan solo pudo marcar el gol del honor en el tiempo añadido por medio de Rubí.