El entrenador del Athletic Club de Bilbao, Joaquín Caparrós, reconoció que el resultado obtenido ante el conjunto amarillo fue "un palo grande" para su equipo.

"En la primera parte hemos jugado a buen ritmo. La idea en la segunda mitad era seguir igual, pero el contrario también juega. Fuimos retrocediendo, perdiendo confianza, y las dos ocasiones que han tenido han sabido materializarlas", analizó Caparrós.

Para Caparrós, el "cómputo final" fue que el Athletic "ha perdido una buena oportunidad" de escapar de la zona de peligro y recalcó que este encuentro debe servir a sus jugadores para "coger más oficio". "Cada punto va a haber que defenderlo con sangre porque un descuido te puede llevar de estar arriba a abajo", dijo.