Cada maestrillo tiene su librillo, pero parece que el método de Pellegrini y el del técnico del Arsenal son casi idénticos: "Su trato con los jugadores es exquisito. Somos libres para hablar con él de lo que queramos, como con Wenger". Pirès se permite incluso bromear sobre el chileno: "En el último entrenamiento antes de recibir al Atlético de Madrid le echamos la bronca por llegar tarde". Para el galo, el modelo del Villarreal se parece mucho al inglés: "Pellegrini no solo es técnico, también es el mánager. Tiene mucho poder y eso para el entrenador es muy importante porque sabe que puede trabajar con más tranquilidad".