Dicen que soñar es gratis, o más bien que cuesta poco. Pensar en que el Villarreal va a ganar la Liga puede parecerle a más de uno una auténtica locura, pero no con los números en la mano. La realidad es que el Submarino está a seis puntos del líder, el Real Madrid, más el gol-average que favorece a los blancos. Es decir, para alzarse con el campeonato hay que recortarle siete puntos a los actuales campeones cuando restan 24 en juego. Difícil, pero no imposible.

La historia reciente da la razón al conjunto de la Plana Baixa, aunque no por ello está garantizado el éxito groguet. Mirando a los banquillos, Manuel Pellegrini y Bernd Schuster presentan datos muy distintos a la hora de analizar las segundas vueltas que hacen sus equipos en la competición doméstica. Mientras los conjuntos del chileno parecen Ferrari, los del alemán son una especie de Renault, porque van a menos.

RECORTANDO LA DISTANCIA Tanto en su etapa en el Levante como en el Getafe, e incluso en el Xerez, a Schuster se le han hecho eternas las segundas vueltas, ya que ha visto como los rivales le han ido cogiendo terreno y no ha acabado cumpliendo con las expectativas generadas. Con Pellegrini ha pasado siempre todo lo contrario, a excepción del año de la Champions, donde la segunda vuelta fue normalita.

Pero en la presenta campaña ya se está notando la inercia de uno y otro conjunto. Mientras los blancos no andan finos, ya que solo han logrado 18 puntos tras 11 jornadas --poco más de la mitad de puntos posibles--, los amarillos suman 24 y van lanzados a por los merengues. La diferencia entre el Madrid y el Villarreal al terminar la primera vuelta era de 12 puntos (47 por 35), mientras que en estos momentos la distancia son seis, los mismos puntos que le ha recortado Pellegrini a Schuster en once encuentros.

¿Qué pasará ahora? Lo sabremos en apenas dos meses, pero lo que sí es cierto es que la recta final de campeonato será un calvario para el Real Madrid si el Submarino sigue con su línea regular y ascendente. En los dos años de Schuster en el Getafe, el equipo madrileño perdió al final el tren europeo --juega la UEFA por ser subcampeón de Copa--, y en el Levante fue destituido a falta de cuatro partidos. Mientras que Pellegrini ha logrado sus clasificaciones a Champions, UEFA o Intertoto gracias a unas segundas vueltas espectaculares.