La tercera posición en el primer Grand Slam de la temporada --con lo que suma 600 puntos más en el ránking mundial-- hace soñar a Pablo Herrera con hacer algo importante en Pekín. Hace cuatro años ya subió al segundo peldaño del podio en los Juegos de Atenas y, ¿por qué no repetirlo ahora?

La primera parte del World Tour no ha sido muy propicia, pero en Berlín, coincidiendo con el primer Grand Slam de la temporada, las tornas han cambiado. "Pese a que empezamos perdiendo dos partidos, luego hemos mejorado mucho el juego. Cada día vamos a más y, si jugamos así, la medalla en Pekín es posible. Sería algo increíble", comenta.

No obstante, el castellonense reconoce que hay que ir "poco a poco" y considera "a los brasileños y a los estadounidenses" como sus máximos rivales en la lucha por el podio: "Para llegar lejos debemos estar centrados todo el partido. Si te despistas, lo puedes pagar muy caro".

Herrera reconoce que ya ha olvidado por completo la lesión que le obligó a estar en el dique seco a finales del pasado año. "No siento ninguna molestia y esto todavía me anima más. Además mi compañero, Raúl Mesa, también está alcanzando su mejor nivel y las sensaciones son muy buenas", argumenta el grauero.

Pero en los torneos que restan hasta los Juegos Olímpicos, Herrera reconoce que deben mejorar en algunos aspectos para estar entre los primeros: "En el bloqueo no estoy muy fino, pero sé que puedo mejorar. En el saque estamos fuertes y hay que seguir igual".