El piloto estadounidense Scott Kalitta falleció tras sufrir un accidente a más de 480 kilómetros por hora cuando su vehículo se incendió en plena aceleración en un entrenamiento de la Asociación Nacional de Hot Rod. R. D.