Tras el partido ante Italia surgió el rumor de que Aragonés tenía previsto sentar a Villa para dar entrada a Cesc, reforzar aún más el centro del campo y dificultar el ataque ruso. También se barajó la ubicación del cerebro del Arsenal en el puesto de Iniesta o la opción de Cazorla en la posición del manchego. Sin embargo, parece que todo seguirá igual. El ataque español es el mejor de los cuatro semifinalistas, con ocho tantos marcados, seguido de Rusia y Alemania, con siete. Sin embargo, el equipo de Hiddink es el que permite más ocasiones al rival. Su portero ha tenido que intervenir en 27 ocasiones, un dato ideal para Villa y Fernando Torres.