Cuando López Garai habla, el albinegrismo le escucha. Pocos jugadores del vestuario del Castellón dice las cosas tan claras, y con tal ejercicio de autocrítica, como el basauritarra.

Después de liderar y contagiar el espíritu de resistencia y fe en las posibilidades de ascenso, ahora vuelve a enarbolar la bandera de la ambición. Un afán que quiere que cale en sus compañeros, así como el indisimulado sentimiento de vendetta hacia el Albacete. El conjunto manchego, junto con el Málaga, fue el único que derrotó al Castellón en los dos compromisos de la Liga. No solo eso, sino que lo hizo con una meridiana claridad (2-0 en los dos encuentros), sino que encima le echó también de la Copa del Rey (1-0) a las primeras de cambio.

"Sí, hay ánimos de revancha con lo que pasó. Aunque hay jugadores diferentes, los que seguimos no lo olvidamos", esgrime el mediocentro, que recuerda, sobre todo, el más reciente, el 0-2 que, a cuatro jornadas del final, puso fin a toda esperanza por seguir en la lucha por el ascenso: "El equipo dio una mala imagen".

El domingo saludará a Ibon, un jugador con calidad pero excesivamente introvertido, que encontró en Garai a uno de los pocos futbolistas con los que intimó en Castalia. "Será una alegría volver a verle, me llevaba muy bien con él", dice del ex del Athletic, que ha vivido una gris pretemporada por culpa de una lesión.

El Castellón figura en mitad de la tabla, en una 10ª plaza que Aritz califica como "anecdótica", pero que espera no ocupar con el transcurso de las jornadas. "Debemos llegar a los 10 o 12 últimos partidos luchando con los que esten en lo más alto", sostiene. "Es el objetivo ambicioso del club y también de la plantilla", añade.

En estos primeros encuentros, López Garai está teniendo a un nuevo compañero en el eje del centro del campo. No es Mario Rosas, sino Mantecón. "Es un doble pivote muy diferente. Estamos funcionando bien, pero hay que corregir algunas cosas, como no estorbarnos u ocupar más campo", explica el vizcaíno.

FUTURO López Garai es uno de los jugadores que acaba contrato al final de esta temporada, con la salvedad de que el club ya ha manifestado públicamente el deseo de ampliárselo, como también quedó reflejado en una primera toma de contacto, a finales de la pasada temporada. "Mi intención es sentarme a hablar con el club, a ver lo que ofrecen", señala. "Es un pelín pronto, porque el club tendrá pensado otras cosas ahora, como la Ciudad Deportiva o asentar al equipo en el inicio liguero, pero espero que nos sentemos en las próximas fechas".