El juvenil del Villarreal dejó escapar una buena oportunidad para llevarse algún punto de su visita a Alicante. Los amarillos dominaron en la primera mitad, pero en la segunda fueron perdiendo fuerza y acabaron encajando tres goles inesperados.

En la primera mitad fueron los amarillos los que dominaron de principio a fin. Un dominio que les permitió disfrutar de varias ocasiones para adelantarse en el marcador, pero lamentablemente no estuvieron acertados en los últimos metros.

A pesar de la multitud de ocasiones que disfrutaron, solo pudieron marcar ya casi al final de los primeros 45 minutos por medio de Adrián. En la segunda mitad cambió la cosa por completo.

Fueron los visitantes los que cogieron las riendas del encuentro mientras que el Villarreal fue perdiendo peso. A los 10 minutos ya marcaron el empate por medio de una pena máxima y poco después le dieron la vuelta al gol inicial con dos tantos más.