Fue fichado como el lateral derecho de la selección, ya que en el Celta se hartaba de subir por su banda y poner centros precisos. Ayer, el canario sacó a relucir su clase y sirvió en bandeja los dos primeros tantos amarillos.