El fútbol de Primera habla valenciano. Valencia y Villarreal mantienen un emocionante pulso por el primer puesto de la Liga en este arranque de temporada. Por ahora, la suerte sonríe a los che, aunque los amarillos no se rinden y mantienen la presión sobre los de Unai Emery, que ayer supieron reponerse al primer gol del Deportivo para darle la vuelta al encuentro y acabar goleando a los gallegos. Mestalla sí disfruta con su equipo esta temporada --qué diferencia respecto a la era Koeman--, pero, especialmente, con la conexión de moda del fútbol español: Villa-Mata. Entre ambos han marcado nueve de los 12 tantos del Valencia. Ellos fueron los protagonistas de la remontada. Mata se encargó de establecer el empate tras el gol en propia puerta de Moretti. El tanto propició los mejores momentos de juego de los che, que pudieron irse al descanso con ventaja, pero el remate cruzado de Villa salió cerca del poste de Aranzubia.

El pichichi de la Eurocopa había malogrado dos oportunidades en el primer periodo, pero no falló la tercera, ya que aprovechó un balón en profundidad de Mata para dar la vuelta al marcador nada más ponerse en marcha la reanudación. El Deportivo reaccionó y se fue a por la igualada, favoreciendo el juego directo del Valencia. La entrada de Omar Bravo y Lafita fueron la evidencia de que Miguel Ángel Lotina quería, por lo menos, el empate, aunque la iniciativa del encuentro era de los locales que, mediado este segundo periodo, establecieron el 3-1 por medio de Joaquín, tras un jugada trenzada de Villa y Mata. Para entonces, el Valencia ya había impuesto su ley en el partido, sus aproximaciones a la meta del Deportivo eran cada vez más frecuentes y había empezado a hacer méritos para quedarse con los tres puntos.

SENTENCIA El equipo de Unai creció sensiblemente en este segundo periodo y para ello fue importante la mejoría de David Albelda respecto al primer periodo, por lo que el Valencia dispuso de varias ocasiones, que desperdició, para ampliar su ventaja, aunque una nueva jugada entre Mata y Villa puso el 4-1 en el marcador.

Al final, los che, que fueron de menos a más, superaron a un Depor con poco convencimiento para puntuar, aunque, a cinco minutos del final, marcó Lafita.