Todo el mundo da por hecho de que el Barcelona ganara al Basilea en los dos próximos partidos, sellando su pase a los octavos de final. No obstante, Pep Guardiola ha lanzado un órdago, al asegurar que no se valora a los suizos.

"Se da por hecho de que ganaremos los dos partidos. Es típico de esta casa (Barcelona) no dar importancia al rival. Hay que ser prudentes. Debemos intentar ganar los tres puntos y ya veremos qué pasa en diciembre", avisó.

El entrenador azulgrana poco menos que ha criticado a quienes, como el secretario técnico (Txiki Begiristain), han animado a ganar los dos partidos contra el Basilea para dejar atada la primera posición y la clasificación para octavos de final de la Champions.

MÁS MADERA "Es mala política decir que pasará esto y que haremos aquello", añadió Guardiola, quien reivindicó su apuesta por las rotaciones. "Parece que solo las hago yo, pero veo que esto también pasa en el resto de equipos", subrayó. "Esto de conocerse el once de un equipo hace años que se acabó. Hay lesiones y muchos partidos, por lo que muchos entrenadores rotan a sus jugadores", justificó el de Santpedor.

En cualquier caso, el Barcelona busca allanar su pase a la siguiente fase ante un rival que, a diferencia de los culés, no ha sumado todavía ningún punto.

Después de un titubeante inicio de temporada, con una derrota y un empate en casa ante dos equipos menores (Numancia y Racing, respectivamente), han encadenado siete victorias, entre Liga y Champions, sobreponiéndose a la dependencia de jugadores como, por ejemplo, Xavi o Messi, que vienen de no disputar ni un solo minuto en San Mamés.

Guardiola ha dejado en la Ciudad Condal a los lesionados Gudjohnsen y Keita, recuperando a, entre otros, a Xavi y Cáceres.

Por su parte, el Basilea busca arrancar algún punto para tratar de pelear por la tercera plaza del grupo, que le permitiría seguir en Europa, a través de la UEFA.

En el otro compromiso del grupo, el Shakhtar Donetsk recibe al Sporting de Lisboa.