La primera parte contra el Aalborg y el desarrollo final del partido contra el Atlético de Madrid han alimentado un debate respecto a si la plantilla amarilla está preparada para afrontar las tres competiciones en las que participa. Pellegrini, por supuesto a toro pasado y tras el 4-4, se ha situado en el epicentro de las censuras generales por las sustituciones de Pirès y Cazorla tras las cuales se pasó de un pujante 4-2 al empate final de los madrileños. Cani, Edmilson y, fundamentalmente, Matías Fernández han sido los propulsores, por su pobre rendimiento, de un estado de cierta incertidumbre sobre la valía del plantel. El estrés competitivo tras una dura semana entre Champions y Liga implicará una transformación radical en el once inicial que se enfrentó al Atlético y el que saltará esta noche (21.00 horas) al campo del Polideportivo Ejido en la ida de los dieciseisavos de final del Copa. Es posible que solamente dos jugadores repitan titularidad, aunque el técnico no ha confirmado la formación de salida: Javi Venta y Bruno.

CYGAN Y VIERA El mejor aliciente del choque entre un equipo Champions como el Villarreal y un Segunda B como el Ejido es, precisamente, visar el resultado del test a los suplentes que se efectuará en tierras almerienses. Pellegrini lo corroboró: "La Copa es un torneo importante para el club. Este partido deberá demostrar que poseemos un gran plantel. La dosificación de jugadores es vital y por ello es posible que demos entrada a otros jugadores con los que también tenemos mucha confianza". Por ejemplo será la oportunidad para futbolistas inéditos hasta la fecha como Viera o Cygan. "Les veo trabajar muy bien. Sebastián se está encontrando con un Diego López que atraviesa por un gran momento, un caso parecido al de Cygan que se ha topado con el excelente rendimiento de Diego Godín y Gonzalo Rodríguez, lo que no quita que pueda tener su oportunidad", aseveraba el preparador chileno.

Pellegrini ha confeccionado una lista de 17 jugadores, ya que en la Copa solo se pueden alinear 16 jugadores, y fuera de ella se quedaron Robert Pirès, Gonzalo Rodríguez y Joan Capdevila, muy saturados de partidos y con la necesidad de descansar.

En El Ejido los focos apuntarán con todo su intensidad luminosa a hombres como Cani, Matías Fernández o Edmilson, muy discutidos por sus últimas actuaciones con la camiseta amarilla. Los tres se jugarán el disipar dudas para las próximas semanas respecto a su futuro papel en el Villarreal. La relajación, esa enfermedad que dejó muy tocado al Submarino en los instantes postreros del choque ante el Atlético, puede atacar de nuevo el organismo de los amarillos. Pellegrini advierte de ello: "No tenemos que pensar que el rival juega dos categorías por debajo de nosotros y hay que salir con la máxima intensidad y exigirnos al máximo. De lo contrario se nos complicará el encuentro y la eliminatoria. Es un test muy importante para nosotros". La Copa es también muy importante para el Villarreal.