El Real Madrid afronta hoy, a partir de las 8.00 horas, una Asamblea decisiva para su futuro inmersa en una gran incertidumbre, ya que los compromisarios deben votar si legitiman o no a Vicente Boluda como presidente, si anulan los acuerdos aprobados en diciembre y los votan otra vez y si cambian la forma de voto por correo antes de otras elecciones.

Casi cuatro meses después de la polémica sesión del 7 de diciembre, que provocó la dimisión de Ramón Calderón, el madridismo debe resolver las dudas que le han inundado los últimos dos meses y aún más los últimos días, en los que Boluda ha dicho estar dispuesto a suspender la Asamblea si los socios no lo ratifican.

Los afiliados no compromisarios no tienen derecho a asistir y los 2.103 asambleístas tendrán que acreditar su condición con el DNI o el pasaporte, el carnet de socio y una credencial que el club madridista les envió previamente y que cambiarán por otra cuando lleguen al pabellón número 10 de IFEMA para entrar a la sala.

El orden del día prevé cuatro votaciones, e incluso cinco si el cuarto punto no se aprueba, y los socios estrenarán el voto electrónico con un sistema desarrollado por la empresa INDRA. Los asambleístas cambiarán de sala para votar en 150 pantallas táctiles y antes de hacerlo tendrán que volver a acreditarse.