Roberto Merhi va lanzado hacia un nuevo éxito en su carrera deportiva. En poco más de dos semanas iniciará su primera aventura en las Euroseries de la F3 y lo hará con una pretemporada de lujo, lo que provoca que no renuncie a nada. Y es que en los tests privados efectuados los últimos días en los circuitos británicos de Pembrey y Snetterton han vuelto a demostrar la clase que atesora al volante del monoplaza.

Su ambición va más allá de completar un buen año, aunque es consciente de que lograr el título no será nada sencillo: "Hay grandes pilotos, pero voy a ir a por todas desde el principio. No obstante, las primeras carreras nos servirán a todos de adaptación. Será más adelante cuando el espectáculo sea mayor".

Lo que sí tiene claro Merhi es su liderazgo dentro del equipo Manor Motorsport. En Pembrey y Snetterton ha sacado más de un segundo a sus compañeros, los brasileños César Ramos y Pedro Ferreira. "Esto no hace más que confirmar que soy el número uno de mi equipo, pero voy a seguir trabajando para mantener el nivel", comenta. Pero en Pembrey también fue mejor que los dos componentes de uno de los equipos de Volkswagen, que coincidió con Manor en los tests privados.

FRENOS Y AERODINÁMICA Las últimas pruebas en Gran Bretaña han servido a Merhi para perfeccionar el sistema de frenado y la aerodinámica de su monoplaza. En Pembrey, un circuito con curvas muy rápidas se centraron en los frenos, mientras que en Snetterton, un trazado más lento, apostaron por la aerodinámica: "Estoy muy contento de cómo ha respondido el coche, puesto que a Inglaterra llegó igual que lo dejamos en Valencia. Estamos en el buen camino, pero todavía hay que trabajar en las dos semanas que faltan para Hockenheim".