En el caso de Tabares, la doble nacionalidad española le vendría por residencia continuada --al menos dos años de residencia y/o empadronamiento con trabajo demostrable--. Él cumple con este requisito, puesto que llegó al Castellón en enero del 2006. Aparte, ha tenido siempre contrato en vigor y está considerado como un futbolista de élite. Hay más formalidades que cumplir: el interesado deberá acreditar integración en la sociedad española y buena conducta cívica. Tabares, asimismo, tendrá que responder a un sencillo cuestionario sobre España y su estilo de vida.