El técnico amarillo está consiguiendo poco a poco lo que quiere. Ahora, cuando el Villarreal salta al campo ya lo hace con otra cara, sabiendo a lo que juega. Tras recuperar la seguridad atrás y con la pegada que tiene arriba, los de Valverde son un conjunto temible que no mira la Champions como una utopía.