El Barcelona, que llegó y se fue a la Ciudad Autónoma en helicóptero, no tuvo mayores problemas para deshacerse del Ceuta. Dos goles, a cargo de Maxwell y Pedro, antes de cumplirse la media hora de la primera parte, decantaron el encuentro y también la eliminatoria del lado azulgrana, que ni quiso complicarse la vida, ni dejar nada pendiente de resolución para el Camp Nou.

La mala noticia fue la lesión de Jeffren, evacuado a un hospital con una posible luxación en el hombro tras sufrir una entrada.

Guardiola encomendó a los menos habituales los primeros pasos en esta edición de la Copa del Rey. Nadie echó en falta los Xaxi, Messi, Iniesta y compañía en los instantes iniciales, certificando esa actitud en los dos tantos comentados. Incluso pudo caer alguno más antes del descanso.

Después, con el transcurrir del choque, los azulgrana fueron contagiándose de la poca ambición local, hasta acabar dando por bueno el 0-2. Al final, eliminatoria resuelta y 90 minutos más de juego sin emoción, gracias a un formato de competición que la RFEF sigue sin reconsiderar. H