la escudería Red Bull, que domina el Mundial, ya ha hecho cálculos y sabe que a partir de Silverstone será más vulnerable. Sus ingenieros han evaluado lo que perderán por culpa de la decisión de la FIA de prohibir el hecho de levantar el pie del acelerador con los difusores soplados: medio segundo por vuelta. agencias